¿Para qué sirve la L-Carnitina? Usos, beneficios y propiedades

Consumo de L-Carnitina

Muchas personas que van habitualmente al gimnasio o practican deporte al aire libre tienen como objetivo quemar calorías. Existen algunos factores que serán de ayuda para cumplir este objetivo, uno de ellos es el uso de este suplemento deportivo. ¿Sabes qué te puede ayudar? En esta guía sobre la L-Carnitina, te explicamos qué es y para qué sirve este producto tan utilizado para la pérdida de peso.

¿Qué es la L-Carnitina?

Se la conoce, también, como carnitina, es un aminoácido no esencial y un ingrediente de la mayoría de las células del cuerpo. En el ámbito de la nutrición deportiva es utilizada como suplemento porque se le atribuye la máxima eficiencia durante la fase de definición o pérdida de grasa. Hay que aclarar que la L-carnitina permite que las grasas sean utilizadas como fuente energética.

Su propiedad principal es la de acelerar el proceso de desaparición de la grasa, que se convierte en energía para ser quemada durante el ejercicio. Por esta razón, la carnitina es uno de los ingredientes nutricionales más demandados en programas de reducción de peso y en el entorno de quienes tienen la necesidad de recuperarse de manera eficaz tras el ejercicio.

Las principales fuentes alimenticias de L-carnitina son:

  • Origen animal: carnes, pescados y lácteos.
  • Origen vegetal: Este tipo de alimentos presentan pequeñas cantidades en general, sin embargo, los cacahuetes, aguacates, germen de trigo y la levadura de cerveza son los que tienen mayores cantidades.

Los veganos o vegetarianos podéis estar tranquilos, el proceso de obtención del suplemento dietético se realiza mediante fermentación, por lo podéis tomarlo sin riesgo alguno. De hecho, es un suplemento apto para quienes no consumen carne, permitiendo que se aprovechen los múltiples beneficios de esta sustancia.

Usos de la L-Carnitina

Se utiliza como suplemento energético, aumenta el suministro de energía hacia el músculo favoreciendo un mayor flujo sanguíneo en la zona. Para asegurarnos de su efectividad, es esencial realizar una actividad física cuya intensidad y duración sean las adecuadas para el transporte de los ácidos grasos sino su eficiencia se verá reducida.

Por esta razón, cuando tratamos de quemar grasas lo más recomendable es combinar el consumo de carnitina con actividades aeróbicas. Este tipo de actividades suponen una demanda lo suficientemente elevada para estimular el movimiento de los ácidos grasos de nuestros cuerpos para así usarlos como fuentes de energía gracias a la acción de la L-Carnitina.

Durante las dietas de adelgazamiento también se puede consumir L-Carnitina, debido a su capacidad de movilizar las grasas para la obtención de energía. Por ejemplo, si tu dieta es baja en calorías y la suplementas con este nutriente deportivo, favorecerás la perdida de grasa corporal y se preservará el músculo, sobre todo si existe un déficit previo de este suplemento.

El consumo de carnitina favorece la quema de grasa siempre que lo combinemos con la realización de actividades físicas de intensidad moderada y una duración media de, mínimo, 40 minutos.

Beneficios

Veamos algunos de los beneficios que tiene el consumo de este suplemento:

  • Produce energía para las células de nuestro cuerpo.
  • Transporta los ácidos grasos. Aquí se produce del proceso de convertir esta grasa en energía.
  • Incrementa el suministro de oxígeno a los músculos.
  • Evita la pérdida de masa muscular durante una dieta de adelgazamiento. Así, solamente se perderá aquello que no queremos, y se mantendrán los músculos sanos, en perfecto estado.
  • Ayuda a que la recuperación muscular sea más rápida, regenera las fibras dañadas durante las sesiones de entrenamiento.
  • Favorece el crecimiento de la masa muscular debido al aumento de receptores de andrógenos que produce.

Dosis

Aunque se trata de un suplemento seguro, es recomendable conocer su dosificación. La cantidad recomendada suele ser entre 1000 y 2000 mg, siendo lo más habitual la dosis de 1000 – 1500 mg, ingeridas durante períodos que van de 1 a 28 días.

La dosis puede variar según distintos factores como son el estado físico de la persona, peso corporal, tipo de ejercicio, intensidad del ejercicio y objetivos personales. Es recomendable tomar la L-Carnitina, aproximadamente, 30 minutos antes de la actividad física.

Formatos de la carnitina como suplemento

Este suplemento podemos encontrarlo en tres presentaciones distintas:

Cápsulas: las puedes llevar donde quieras y tomarlas cuando quieras con tan solo un poco de agua. Se debe tomar el suplemento entre 30-45 minutos antes de entrenar, dependiendo de nuestra capacidad de asimilación, comidas cercanas, etc.

Líquido: el formato perfecto para beber antes de los entrenamientos. Se asimila mucho más rápido por lo que podemos tomarla antes de comenzar el entrenamiento, entre 10-15 minutos antes de entrenar será suficiente para notar sus efectos al inicio del entrenamiento.

Polvos: tendrás la posibilidad de poder diluirlos en zumo o en agua. Al igual que el formato líquido podemos tomarlo antes de comenzar el entrenamiento.

La carnitina es igual de efectiva en todas sus presentaciones, siempre actuará ayudando a quemar grasas, pero el formato vial, es el que más rápido lo absorbe el organismo.

Precauciones

Siempre que la tomes en las dosis recomendadas, la L-carnitina es bastante segura y no produce efectos secundarios graves, pero se pueden dar trastornos gastrointestinales leves si se toma en exceso.

En cualquier caso, es una sustancia natural producida por nuestro propio organismo, por eso no tiene un gran número de efectos secundarios. Es rara la toxicidad de este suplemento, en caso de ingerir una dosis excesiva, se eliminaría a través de la orina.

Recuerda que antes de empezar a consumir un suplemento de carnitina, te aconsejamos que lo consultes con tu médico o nutricionista, para asegurarte que este es el complemento que necesitas para alcanzar todos tus objetivos.

Recomendado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.