Cómo mejora tu flexibilidad con una dieta saludable

flexibilidad, dieta saludable, alimentacion equilibrada

Una alimentación equilibrada es la base para el correcto funcionamiento de todo nuestro organismo, esencial para sentirnos fuertes y sanos y mejorar nuestro estado anímico.

Te hemos contado en numerosas ocasiones las ventajas de llevar una dieta saludable pero ahora te vamos a sorprender. ¿Sabías que también podías mejorar tu flexibilidad a través de la alimentación? La comida es nuestro combustible, lo que nos mueve, y eligiendo los alimentos adecuados podemos llegar tan lejos como queramos.

En este artículo te contamos cuáles son los productos que debes añadir a tu rutina alimentaria para sentirte más ligero y flexible.

Aumenta el consumo de alimentos diuréticos

La flexibilidad no depende solo de la genética que hayas heredado de tus antepasados y del tiempo que la ejercites. Se ha demostrado que algunos alimentos pueden ayudar a mejorarla, siempre acompañado de ejercicio físico y de una rutina de estiramientos. Los expertos aseguran que los alimentos que ayudan al drenaje corporal y evitan la retención de líquidos mejoran la flexibilidad. La piña, el melón, el pepino y otras muchas frutas y verduras con grandes cantidades de agua aportan nutrientes que mejoran el funcionamiento de las articulaciones y los músculos,lo que que nos permiten ser más flexibles.

Más Omega 3 en tu dieta

Otra característica de los productos que mejoran nuestra flexibilidad es que sean alimentos antiinflamatorios, ya que unas articulaciones inflamadas son más pesadas y difíciles de mover. El Omega 3 es uno de los antiinflamatorios naturales más saludables y lo puedes encontrar en pescados azules y algunos frutos secos. Añade a tus comidas salmón y atún y complementa tus ensaladas con nueces.

Otro antiinflamatorio común, que algunos utilizan como antibiótico natural, es la cebolla. Si te suele sentar mal prueba a añadirla a tus comidas previamente cocinada. El jengibre también es muy eficaz y recomendado para numerosas enfermedades por sus múltiples propiedades. Tómate una infusión de jengibre a diario o rállalo en alguna comida, notarás la diferencia.

Agua, agua y más agua

La hidratación es fundamental para conseguir más movilidad en tu cuerpo. Si te cuesta beber agua, intenta ingerir alimentos que la contengan en grandes cantidades como el tomate, la sandía o el calabacín. Las infusiones y los zumos naturales pueden ser otra buena idea.

Aquí te dejamos algunos alimentos que debes incluir a tu alimentación para seguir una dieta saludable y sentirte más flexible. Siguiendo algunas de nuestras recomendaciones podrás convertirte en el alumno más flexible de tu nueva clase de yoga.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Nutridos.es utilizamos cookies para brindarte un mejor servicio y mejorar tu experiencia de navegación. Si aceptas este aviso, continúas navegando o permaneces en la web, consideraremos que aceptas su uso. Puedes leer más sobre nuestra política de cookies aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies